Desde otro prisma

16 noviembre 2011
Decir que Huelva es una ciudad conocida y habitual en los circuitos turísticos es hacer el tonto con lápiz incluido. Esto es una realidad que no podemos cambiar. De todas formas, que no sea conocida no implica que no tenga su historia, y sus buenos y llamativos lugares.


No sólo de futbol y carabelas viven los onubenses, sobre todo, porque ninguna de estas cosas nos reporta el empuje necesario, y ¡¡ojo!! Lo de empuje no va con segundas. Aunque si podemos afirmar, que la mala hierba, que por cierto, no es verdad que nunca muere, marchose a las Américas en aquellas naos; Un par de naves más hubiesen hecho falta, para dejar aún más limpia la ciudad. Esto, queramos o no, se agradece. Con respecto al decanato futbolístico, al margen del partidazo del pasado fin de semana, qué más podemos decir que no se sepa.

Luego está eso de la historia neolítica, incluso anterior. Según algunos hallazgos descubiertos, ente ellos en el recinto del seminario, y digo recinto, con todas las letras, ¿quién lo ha visto? Por supuesto que se requiere de algunos años para que aquello tome forma y podamos disfrutar de las técnicas excavaciones, que digo yo, que con lo que se tarda, me da a mí que pasará como con el jurado, a dedos. A todo esto se añade que está dentro de campo santo, con la iglesia hemos topado.

Dólmenes, asentamientos, mosaicos, todo un elenco de obras dignas de ser reclamo turístico, Pero ni con lo Tartesso hemos elevado el listón, todo ha quedado reducido a un barrio, por lo menos, es la sensación que se da. Aquella cultura fascinante, mítica y desconocía, ha ido desapareciendo; si, hasta ha desaparecido “El Argoantonio”, hasta ahí podríamos llegar. Esta civilización tartessica, que fue nombrada a lo largo de toda la historia, sólo ha servido para eso, para hacer historia, igual que pasa en esta fiesta, se vive del pasado, pero nada nos reporta para nuestro futuro.

Lo último y más importante, la Atlántida. Pues nada, ahora resulta que el profesor Richard Freund, apoyado por la National geographic, la sitúa bajo las marismas de Doñana, ni más ni menos que al noroeste de Cádiz… y aquí hay que mamar, como nos mamamos la expo y tantas otras cosas más. Ahora resulta que Colón salió del campo del Betis, “Tesqui al carajo” con lo fácil que es decir; Doñana, en la provincia de Huelva. Como bien decía mi amigo Jesuli, tenemos lo que nos merecemos y mucho es.

Lo dicho, al margen de tener los asentamientos más antiguos de occidente, con unos 5000 mil años de antigüedad, tampoco esto nos da para mucho, algún que otro turista perdido, que acaba comprando en “Crisluis”, mientas de deja la cornea, tras mirar por el difuso y rayado cristal colocado encima de las “Ruinas”. Así que ni tartessos ni romanos, visigodos, bizantinos, musulmanes, británicos etc. Vamos, que hemos sido las putas de Europa y además, seguimos vendiéndonos al mejor postor en vez de sacar algo positivo. Deberíamos volver a levantar alguna que otra muralla, con sus respectivas torres, como bien nos narró Cristóbal Giraldo en su comparsa ‘Los berberiscos’, que por lo menos, a estos piratas se les veía venir.

Ah, se me olvidaban las máximas representaciones económicas onubense, La minería, la fresa y la mar. Comencemos con la primera… ya. La fresa, casi nadie la quiere y reporta más a otros países que a los onubenses. Y de la mar, ufff, la mar de ventajas. Cada vez es más escaso el mercado en estos derroteros y, cuesta mover un barco, que teme ir más allá por miedo a ser abordado por piratas, otro tipo de Berberiscos. La gamba de Huelva, que aún nos da la fama, es exclusiva para unos pocos, que revierten en otros tantos, que ni siquiera invierten aquí. Nos queda el Jamón serrano, el de Jabugo, el de las cinco Jotas, el que marcha para china, América y demás, porque yo las jotas, ni en las barajas. Aún así, sigo siendo optimista y vislumbro un futuro más prometedor, pero ya se me acaban los años y las ilusiones, y la Ría sigue estando donde mismo, e igual de contaminada; con sus fosfoyesos, sus fabricas, etc. Si el ingeniero Francisco Montenegro levantara la cabeza, más de alguno se la bajaba

En fin, os dejo que voy a escribir algunos pasodobles que me han pedido. Empezaré con lo bonita que es mi tierra y su ría. Un temita para algún amigo, que seguro quedará bien y, me meto conmigo mismo, que ahora está de moda. Dos tiritos a los blog y alguna pincelada a los políticos, que eso siempre levanta al público. Nos vemos, que ahora estoy terminando el del recreativo. .





Federico Pérez "El coronel" Carnaval de Huelva

2 comentarios:

  1. Anónimo dijo...
  2. como todo se va a un concuso y cada uno escribe para competir. es ver da que la gente esta mu cansada de letras ñoña y de medallita.

  3. El Coronel RESPONDER dijo...
  4. Vamos a ver, que nos confundimos. Cada autor, bloguero, comunicador, cronista etc, tiene sus espacios para decir lo que le apetezca. Hace unos días uno me escribió diciendo que estaba un poco amariconado cuando escribía, y bueno, es una opinión como otra cualquiera. Los autores contestataríos, que son aquellos que realmente me gustan, por lo menos a mí, en Huelva no son muchos, pero los que son, son buenos, y saben como decir las cosas, con estilos muy diferentes. Es respetable que cada cual se viva el concurso como crea. Pero a mí, me gustan los que se la juegan, a sabiendas de que el público puede castigar con sus aplausos e influir claramente en decisiones, que ya sabes. ejemplos claros los tienes en las tablas cada año. Ejemplos claros; Jesuli cuando cantó el pasodoble de la iglesia, Antonio con el pasodoble a la libertad de expresión, hecho ocurrido ese mismo años con el tema del Huelva Información, por nombrar uno, Aviles, (Tema de chico Creo) con el pasodoble a los políticos, Horacio Blanco, etc Haberlos "ahílos" pero es real que cuando escuchas un repertorio donde nada sorprende, donde todo es magnífico, pues aburre, claro está. Pero igual que pasa en todo. la gente ya no cree tanto en este tipo de estructuras. Pero la libertad de hacerlas y el valor a subirse a las tablas para cantarlas, es otra cosa. La época aquella que vivimos de que bonito es el carnaval, creo que está desapareciendo, por fin. Pero ambien entra, cuando es preciso y se siente así. A lo que yo me refiero es a cantar siempre a los mismo o en mi caso, escribir siempre de lo mismo, pues sí, tendré que cambiar y que cada cual... haga lo que crea, si así lo decide.

Publicar un comentario

Utiliza bien el anonimato y respeta siempre a los demás, de lo contrario el comentario será eliminado

Archivo del blog


959228570

Asociación Arrabales

Asociación Arrabales
Rehabilitación de Toxicómanos

959 232447 -676490946

959 232447 -676490946
restauranteelacebuche@hotmail.com

Bajo licencia de

Licencia de Creative Commons
El coronel by