Esta es mi denuncica pública... Por el momento

13 junio 2012
El comportamiento violento y reincidente de cierto individuo desemboca en su tercer “round” en plena Asamblea de la FOPAC.
No es la primera vez, sino la tercera, en la que el protagonista de los hechos hace uso de la violencia en detrimento de la palabra. El escenario es siempre el mismo, cada vez que se formaliza una Asamblea en la Federación de peñas, siendo los contrincantes en las tres ocasiones personajes diferentes de la fiesta.

De entrada, la actitud chulesca con la que este individuo comparece a estas convocatorias se aleja estrepitosamente de lo que se puede considerar educación y respeto hacia los demás, tan insultante para el que recibe su atención o mejor dicho; mala intención, como para el que lo escucha y lo presencia.

Ciertas normas de civismos son las que deben reinar en cualquier charla, reunión o debate en la que se expresen ideas contrapuestas, convirtiendo la palabra, en su mejor uso, en el único instrumento valido para acreditar o desacreditar, disuadir o convencer de las ideas y argumentos presentados. En ningún caso se debe llegar a la violencia, cosa que parece no haber entendido este individuo.

La violencia es la expresión más desafortunada de la insatisfacción personal, y se refleja como si de un espejo se tratase en la expresión, los modos y formas de este. Debería de hacer análisis de la relación que está teniendo en los últimos años con las demás personas que integran y comparten esta fiesta con el, además de mirarse el propio ombligo para descubrir que es lo hace mal para poder poner remedio a sus insatisfacciones, en vez de estar más pendiente de lo que hacen los demás para atribuirles las responsabilidades de su propia insatisfacción.

El tono no es solo lo que se debe coger a la hora de subirse a un escenario, el tono es el énfasis que envuelve nuestras palabras cuando queremos comunicarnos con los demás, y en este se aprecia la broma, la sátira, el enfado, la alegría, el entusiasmo… y un sin fin de estados emocionales que hacemos llegar a nuestros contertulios. En el caso que tenemos entre manos la afinación brilla por su ausencia, desentonando palabra tras palabra y expresión tras expresión.

Cuestiónate que puedes hacer por esta fiesta y deja de pensar en que puedes beneficiarte de ella, algo que dada la oportunidad, hago extensivo al resto de los carnavaleros.

Dada la actitud de este personaje y su reincidencia, que para nada representa la manera de ser y entendernos dentro de esta fiesta, creo que sería oportuno que la Asamblea en próxima convocatoria, le diese un toque de atención en la forma que estime oportuna y necesaria. Para el caso es lo mismo que los agredidos con anterioridad se llamen; Antonio, Sergio, Rafael o Federico, ya que mañana podría ser; Luís, Pepe, Roberto o Rosa. Además de tener información detallada del mismo individuo, sobre ciertos incidentes que afortunadamente no llegaron a buen puerto donde este personaje incitaba a la violencia.


Muerto el perro se acabó la rabia.

 Texto de Blas Miguel Hernández.


He pensado minuciosamente mis palabras antes de entrar en este tema tan denigrante,  teniendo en cuenta, que soy el último implicado, por suerte. Digo por suerte, pues podría haberles tocado a otros, como pasó en asambleas anteriores, y tal como se desarrollo los hechos, hubiese llegado a males mayores.

Sin permiso de Blas Miguel, me he permitido rescatar su último artículo sobre este tema, que me parece de lo más claro y acertado que se podría escribir sobre esta situación, que comienza a ser una constante en las Asambleas.

Desde que llevo acudiendo a este tipo de actos, las discusiones entre los carnavaleros, en las que me incluyo, han sido muchas; podría nombrar a todos y cada uno en diversos momentos, pero pocos han pasado el listón, como se está haciendo en estos últimos años. Pasar de discutir, a intento frustrado de agresión, es todo un hecho, que hemos podido vivir en estas últimas reuniones, y pienso, que se debería poner remedio a este tipo de incidencias, que no benefician a nadie. En la calle, el que quiera, que busque los enfrentamientos que desee, pero no en una asamblea, donde esto no se puede permitir.

Miguel Garrocho, en la pasada Asamblea, volvió a presentar una actitud violenta ante los presentes, no sólo por las formas en las que agredía verbalmente al presidente, que hasta yo, que no simpatizo con él, y he sido de sus mayores críticos, sentí vergüenza ajena. Las frases, que no voy a nombrar por respeto, crearon cierta tensión en el ambiente, en la que algunos le tuvieron que parar diciéndole,  Maleducado. Otros se macharon para evitar perder los estribos, y la mayoría, callaron o murmullaban a escondidas para evitar el enfrentamiento.

 Como ocurrió en otra ocasión, tras un planteamiento que hizo Rosa Bueno sobre las votaciones de peñas, que en su mayoría no estaban actualizadas ni dentro de la fiesta, pues ya no funcionan, este señor volvió a mostrar su negativa actitud ante la asamblea, a la que respondí con esta frase, que no pude terminar: “Esto no va por ti, Miguel, no seas tonto”. Como alma que lleva el diablo, apartó varias sillas y se dirigió hacia mí en plan “Kunfu panda”. Al final este señor, mostró una actitud de matón de pacotilla, y como ya le habían dicho, un maleducado violento.

Esta no es la única vez que intenta agredir a otros compañeros, ni la única vez que tenemos un enfrentamiento, ya que en otra ocasión, intentó hacer lo mismo con tres autores de Huelva, incitando a los chicos de su propio grupo, que por su juventud, fueron condicionados para temas más serios, que no comentaré por ahora, por respeto a esos chicos, a los que les prometí hace cuatro años no hablar sobre este tema y, que he mantenido callado durante muchos tiempo.
Tal como se ha puesto la situación, he creído conveniente denunciar a este carnavalero ante la Federación, por estos hechos, para evitar posibles actos violentos en las asambleas sucesivas, y que se tomen las medidas oportunas. De esta forma, los asistentes se pensarán las acciones mejor, antes de llevarlas a cabo.

Por mi parte, evitaré entrar al trapo, sobre todo por miedo, ya que conozco mi temperamento, y se, que cualquier situación comprometida, podría complicarme a nivel judicial.  Como es lógico y humano, defenderé mi persona, y como ya hice en su tiempo, a posibles o supuestas agresiones a compañeros y amigos, donde si existiera dicha posibilidad, no dudaré ni un segundo. Pensar en enviar a chavales adolescente con capuchas y palos, a mí no me asusta, pero te recuerdo, y sólo lo expreso como mera información, que un acto de este tipo, conlleva una serie de diligencias judiciales, que deberías pensarte, así como la posible defensa de quiénes intentas agredir.

El próximo día, en el que se reúna la nueva Junta directiva, plantearé mi denuncia de los hechos ocurridos, y espero que se tomen las medidas oportunas,  y quién desee perder los estribos, donde yo me incluyo, que lo haga fuera de ella.

Este comentario, me ha costado mucho escribirlo, he tenido que llamar a más de algún carnavalero para pedir disculpas por opinar sobre este tema, ya que prometí no hablar sobre los sucesos ocurridos hace cuatro años, pero pienso que ya es hora de acabar con esto, para evitar situaciones que puedan desmadrarse en plena asamblea.

Por otra parte, esperaba respuestas concretas sobre posibles consecuencias judiciales, pues estamos hablando de algo muy serio, y además, teniendo en cuenta, que ni los propios autores, a los que se les quiso palear, sabían nada del tema.

Como estos hechos son públicos, y así me ha informado un abogado, escribo el texto, sabiendo las consecuencias que, no son más que una mera información de lo acaecido en el día de la asamblea.

Por otra parte, a mí se me puede llamar, siempre estoy dispuesto a recibir llamadas, jamás me ha hecho falta apoyarme en nadie para defender mis criterios, erróneos o no, y por supuesto, (y perdóname Blas Miguel por esto que voy a decir) sin amenazas como las que se le hizo a Blas Miguel por escribir la primera parte de este texto, quién tuvo un par de narices para, saber controlar la situación, yo debería aprender más de él.

Dicho esto, espero que la nueva Federación, sepa controlar este tipo de situaciones y que cada cual, tras estas palabras, “que haga lo que crea que deba hacer”. 


Por supuesto, no se permitirá ningún comentario en este post, que no lleva nombre y apellido  y aún así, me lo pensaré bien antes de pasarlos, para evitar más situaciones. Quién desee aclarar cualquier punto, ya sabéis mi teléfono.
  
Federico Pérez "El coronel" Carnaval de Huelva

6 comentarios:

  1. Anónimo dijo...
  2. pues blasmi tiene dos brazo como mis piernas. lo digo para avisar.

  3. El Coronel RESPONDER dijo...
  4. Da igual lo que tenga Blas Miguel, que por cierto, así es. También tiene un buen abogado, pues Blas Miguel no tiene un pelo de tonto, y sabe tan bien como yo, que un error en una discusión, le puede costar una multa del copón, y más, teniendo preparación física. Ya he consultado el tema. Ni Blas se meterá en ese fregado, que no lo hizo, ni entrará más en ese juego, otra cosa es que se defienda, que fue mi caso. Eso ya es otro tema.

  5. Anónimo dijo...
  6. De que va esto? no me entero de na...

  7. Anónimo dijo...
  8. Coronel puedes colgar el balance económico que no pude estar en la asamblea. Gracias.

  9. Anónimo dijo...
  10. Hechos como éste, me hacen plantearme que hago metido en este mundillo ... en fin.

    Lolo

  11. Anónimo dijo...
  12. Coronel,a pesar ,de que te prometí que no me implicaría, en esto ,me resulta imposible.En esta fiesta somos muy pasionales,yo la primera,pero de eso a la agresión el paso es de gigante(como diría mi hija)Estos hechos han conseguido ,que no fuera a la ultima asamblea.la sede de nuestra federación debería de ser un lugar al que podamos ir con nuestros hijos con total tranquilidad .Rosa Bueno.

Publicar un comentario

Utiliza bien el anonimato y respeta siempre a los demás, de lo contrario el comentario será eliminado

Archivo del blog


959228570

Asociación Arrabales

Asociación Arrabales
Rehabilitación de Toxicómanos

959 232447 -676490946

959 232447 -676490946
restauranteelacebuche@hotmail.com

Bajo licencia de

Licencia de Creative Commons
El coronel by