La literatura del último romántico

06 noviembre 2014

No todo autor de letras tiene la suerte de escribir en base a una métrica adaptada a su estilo particular, pues no todos los letristas crean la música para el repertorio. Por lo tanto, deben tener la capacidad de adaptarse a músicas que requieren  estrofas irregulares y, que en cierta medida, dificultan el ritmo personal que puede tener el poeta, hay que entender que las letras están condicionadas.  Esto no es nada nuevo y es por ello, que los autores deban tener esa capacidad creativa de adaptarse a cualquier formato, hecho que veo difícil para mí, por ejemplo. Releyendo el libro de Enrique Orta, me encuentro con métricas de todas las índoles, que solventa con sencillez y maestría, donde se puede apreciar la capacidad creativa de cada autor. Pongamos este ejemplo que forma parte de  uno de sus pasodobles, ‘Farola  mía’, escrito en 1988 para la Comparsa ‘La Farola’.
Cuéntale, farola mía,
de mis penas y alegrías
por las esquinas del barrio.
Cuéntale que todavía,
aunque el recuerdo se olvida,
hoy la sigo recordando.  

 Como podemos apreciar, se trata de un pasodoble con una métrica ágil y con mucho ritmo, como suele pasar en los octosílabos de arte menor, concretamente de los más recurrentes en nuestra cultura carnavalesca y, de los más ricos en cuanto a estructura se refiere. Su lectura es sencilla y provista de un enfoque un tanto dramático, donde el autor se enfrenta a una situación en la que utiliza un elemento inanimado, como espejo propio, la farola, para revivir y regocijarse en sus recuerdos. Bueno, esto es una apreciación como otra cualquiera pues, el amigo Blas Miguel, seguramente nos diría que proyecta en la farola un sentimiento de soledad; él siempre tan profundo. Otros podrían entender, que el autor busca la valentía de la que carece para expresar sus sentimientos incluso, Diego Ortiz, en su capacidad humorística, le aconsejaría que dejara de beber para evitar hablar con quién no debe y no hacer más el tonto. En definitiva, esta es la mágica paradoja que debe tener un pasodoble, dar múltiples interpretaciones en sus indefinidos versos, crear debates y poner de manifiesto aquello que preocupa, siente, emociona, sufre, etc. al autor.  ¡Ojo! El objetivo debe estar muy claro, para así evitar situaciones como las que vivimos el año pasado con el pasodoble de la pregonera Colombina, que por cierto, me gustó bastante, al margen de algún matiz.

Es verdad, ya lo comentó Víctor Quintero en su introducción, que a Huelva y provincia le faltan autores jóvenes que comiencen a marcar su terreno, por lo tanto, las lecturas de estos maestros, serán casi tarea obligada, para entender nuestra historia y, sobre todo, la base fundamental para crear las vuestras propias. (A los futuros autores)
 
Por cierto, bonito y sencillo juego de palabras las de Enrique.
 
"aunque el recuerdo se olvida,
hoy la sigo recordando"

 





Federico Pérez "El coronel"
Carnaval de Huelva / Carnaval Colombino

1 comentarios:

  1. Anónimo dijo...
  2. estas gafao tio una pena lo de orta

Publicar un comentario

Utiliza bien el anonimato y respeta siempre a los demás, de lo contrario el comentario será eliminado

Archivo del blog


959228570

Asociación Arrabales

Asociación Arrabales
Rehabilitación de Toxicómanos

959 232447 -676490946

959 232447 -676490946
restauranteelacebuche@hotmail.com

Bajo licencia de

Licencia de Creative Commons
El coronel by